Visita a la villa romana de La Olmeda

Estructura protectora del yacimiento, terminada en 2009, delante el parking de acceso

La villa romana de La Olmeda se encuentra al norte de la provincia de Palencia y es un yacimiento que merece la pena visitar. Su página web está repleta de información y los precios son asequibles para los servicios que ofrece, pues contamos con un guía, incluida en la entrada, que sale cada media hora aproximadamente. Aunque con en panfleto que te dan al entrar es perfectamente visitable pues vienen las explicaciones de todas las estancias con un mapa del sitio, donde además encontraremos vídeos informativos y didácticos que nos ayudarán a hacernos la idea de cómo era la vida en la villa.

Entrada de la villa en la que se pueden observar las basas de las columnas que componían el pórtico de entrada y detrás la arquería que circundaba el patio central

Expositor de la tipología de objetos que se han encontrado

Fue descubierta en 1968 en unos trabajos sobre una tierra de cultivo, donada a la Diputación de Palencia por su propietario en el 80, habiendo un edificio funcional en el 84 no fue hasta 2009 cuando se terminó el actual.

Detalle de mosaico geométrico

Sus orígenes se han de fechar en los siglos I-II, época altoimperial romana, pero tras su abandono no será hasta el siglo IV cuando se levante un nuevo edificio en el cual se centran los estudios del yacimiento.

Estancia con función de almacenaje como demuestran los hoyos hemisféricos posiblemente para asiento de tinajas

Las villae se definen como grandes propiedades rurales constituidas por un conjunto de tierras (fundus), una residencia de carácter monumental utilizada de forma estacional por el propietario y una serie de estructuras productivas y habitaciones para los trabajadores empleados en la explotación de las tierras.

Hacia el siglo VI se agotó el modelo de villa como forma de gestión de la gran propiedad, articulada esta ahora por las ciudades o nuevos centros de poder rural. Las causas de esta transformación se encuentran debatidas: sustitución de los grupos dirigentes como consecuencia de las invasiones bárbaras, una excesiva concentración de propiedades en pocas manos, militarización de la sociedad que hiciera que prefirieran los asentamientos fortificados, etc.

Plano de la villa

La villa de La Olmeda cuenta con un patio-jardín central rodeado por pasillos, 4 torres, 2 pórticos, 31 habitaciones, 1 sala de baños fríos y templados, 10 estancias en la zona de baños con zona de letrinas y vestuarios. Una serie de pasarelas llevan al visitante por encima del yacimiento dándole la oportunidad de admirar el conjunto de mosaicos, uno de los mayores existentes en el Mediterráneo Occidental, que decoran los suelos. El más espectacular es el del oecus (del griego oikos, casa), sala principal de la vivienda, que se comprende de una parte figurativa que representa, por un lado, una escena de caza, y por el otro, en el centro del salón la leyenda de Aquíles en la isla de Skyros. Todo ello rodeado de una cenefa con retratos, posiblemente de la familia propietaria, y en las esquinas con la representación de las cuatro estaciones.

Escenas de caza del mosaico del Oecus en primer plano, al fondo la escena aquílea

La parte de las habitaciones, tanto de los dueños como de los empleados, se encuentra unida por un ancho corredor con unos baños calentados mediante hypocaustum, el sistema de calefacción romano basado en el discurrir de aire caliente bajo los suelos de las estancias. En ellos observamos el frigidarium (estancia de agua fría), tepidarium (estancia de agua templada) y caldarium (estancia de agua caliente), descubiertas estas dos últimas en 2010.

Junto a los vestuarios son curiosas las letrinae (retretes) con solado abaldosado y un sistema de canalización de las aguas hacia el exterior.

También cuenta el edificio que preserva el conjunto arqueológico con varias estancias donde se recrea en miniatura la villa, con objetos que se encontraron en las excavaciones y una sala de vídeo donde se proyecta una historia de la misma con gran labor didáctica. En fin, es una visita muy recomendable para pasar una tarde agradable, nosotros estuvimos dentro alrededor de una hora y veinte minutos. La entrada incluye la visita al museo que contiene las piezas allí halladas, se encuentra en el pueblo cercano de Saldaña.

Finalizo con otras de las imágenes que tomamos, y con un vídeo de youtube:

Detalle de la cenefa que orla el mosaico de Aquiles, representa una estación del año: el invierno

Dormitorio absidado con hypocaustum

laetrinae (retretes)

Esta entrada fue publicada en Historia Antigua, Historia del Arte, Roma y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Visita a la villa romana de La Olmeda

  1. Pingback: Visita a la villa romana de La Olmeda :: Historiador.Net ::

  2. Ruben Plaza dijo:

    Genial, yo vivo en Alcalá de Henares y aunque tiene varias villas, no son tan grandes, además de que alguna está en estado de ruina por falta de cuidados y presupuesto. Cuando vaya a Cantabria la próxima vez intentaré pasarme a visitarla, muchas gracias.

    • Marco dijo:

      La verdad es que sí que merece la pena, está muy bien preparado para las visitas. ¿Y las villas de por allí son visitables?

      Gracias por pasarte, un saludo!

  3. Midder dijo:

    Yo también he estado, y la verdad es que impresiona el tamaño, la calidad de los mosaicos, y la preservación de la villa con el edifico moderno🙂

  4. eloy dijo:

    He visitado en varias ocasiones desde finales de los 70 la villa, cuando al principio sólo era un solar en donde los mosaicos apenas se veían; años después se realizó el primer gran cierre, realizando obras para mantener los mosaicos en condiciones, época en que se empezaron a descubrir los elementos de las termas y de los primeros enterramientos, hasta el año pasado con la nueva construcción acabada de inaugurar, que no pudo conocer su descubridor, investigador y mecenas Don Javier Cortes; hace que la visita sea diferente porque cada vez descubres una cosa nueva, disfrutas más de los mosaicos, de la estructura y de las explicaciones.
    Reconozco que me gustan “las piedras”, pero cuando vayas no te quedes sólo a ver la villa Romana, ya que la villa se encuentra situada entre dos poblaciones de gran interés turístico como son Saldaña y Carrión de los Condes, sino acercaros y disfrutar de un conjunto arquitectónico importantisimo como es el Románico palentino; si le unes una buena gastronomía y un muy buen recibimiento por parte de la población, hace que esa visita sea muy fácil de recordar por muchos motivos.

    • Marco dijo:

      Hola Eloy!

      La verdad es que seguro que merece la pena visitar las poblaciones cercanas, nuestra próxima visita nos acercaremos sin duda, no tuvimos tiempo la primera vez que fuimos. Pero sin duda repetiremos.

      Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s