Dedicatoria de un templo a las Ninfas en Edeta, Hispania citerior Tarraconensis


Dedicatoria de un templo a las ninfas

Placa dedicatoria situada en un templo dedicado a las Ninfas en la localidad hispana de Edeta, en Valencia, hallada en el siglo XVIII.

Placa o bloque con inscripción latina monumental o de obra pública —titulum operae publicae—de Quintus Sertorius Euporistus y su mujer Sertoria Festa, CIL II2/14, 121.

Soporte epigráfico arquitectónico de piedra —encastrado seguramente sobre el templo que en él se menciona. Sus dimensiones son 72 cm de ancho, 48 de alto y 15 de largo, la letra mide entre 3 y 4 cm. No dispone de elementos iconográficos. Está datado entre los años 71 y 130 d.C.

La pieza fue encontrada en el año 1759 en la ciudad de Liria o Lliria —Comunidad Valenciana—próxima al llamado manantial de San Vicente —a unos tres kilómetros al norte de la ciudad—, en el antiguo municipio romano de Edeta o Lauro—provincia de Hispania citerior Tarraconensis. El testimonio del hallazgo nos lo proporciona el Libro de Matrículas Parroquiales de Liria de 1758 a 1769 y es el que sigue:

«En últimos del mes de abril de este año de 1759, estando limpiando los ojos de las fuentes de esta villa de Liria los vecinos de ella a orden y dirección de Manuel Cibera, regidor, estando limpiando en la fuente que nace cerca de la que llaman Ull Redó, persuadidos de que si se quitaban unas piedras, que avía allí, saldría el agua en más cantidad, lo executaron assi, y allaron una lápida toda escrita de la figura e inscripción siguiente…para que se conserbe una lápida tan antigua y que por ella se declara  estar la grande Edeta de Liria, yo el Dr. Juan Pinazo, rector, la hice conducir a la casa Abadia y la hice colocar en la pared de ella al lado de la puerta. Oy 29 de junio de 1759»

Se conserva —partida en seis trozos al caerse en el transporte desde el manantial—en el Museo Arqueológico de la ciudad. Las inscripción está enmarcada a la manera de la tabula ansata —del latín mesa con mangos con la forma de colas de milano en sus lados cortos—, se trata de un recurso estilístico habitual en el campo epigráfico romano para hacer hincapié en la propia inscripción. Ésta se encuentra grabada de manera que forma en ocasiones nexos de varias letras. En lo concerniente al contexto en el que se encontraría el epígrafe, según parece estaba situado en un templo dedicado a las Ninfas, por lo tanto debía haber una fuente en sus inmediaciones —como se desprende del lugar del hallazgo—, y es que dichas divinidades habitaban, según la mitología, estos lugares como las aguas de manantiales—más en concreto las Náyades.

La inscripción es la siguiente:

Templum Nympharum / Q(uintus) Sert(orius) Euporistus / Sertorianus et Sert(oria) / Festa uxor a solo / ita uti exculptum / est in honorem Edetanor(um) / et patronorum suorum / s(ua) p(ecunia) fecerunt.

«Quinto Sertorio Euporisto, sertoriano, y su mujer Sertoria Festa, desde los cimientos tal  como terminado se ve, a sus expensas hicieron este Templo de las Ninfas en honor de los Edetanos y de sus Patronos».

Bibliografía: Corell, J.: Inscriptions romanes d’Edeta i el seu territori, Valencia, 1996, nº 1.

Las inscripciones monumentales o de obras públicas son muy diversas, en este caso estamos ante una de naturaleza evergética, esto es, el testimonio de la donación a una comunidad de un edificio —un templo—por parte de algún notable local —Q. S. Euporisto. Como es menester en esta clase de documentos, tenemos la presencia de un acusativo aludiendo al edificio donado —templum—y al final un verbo de acción del campo semántico de la construcción —fecerunt.

El entorno de Liria tiene una historia poblacional que puede remontarse hasta el Paleolítico superior, aunque la ciudad actual echa sus raíces en la Edad del Bronce en uno de sus típicos asentamientos en altura, en el cerro de San Miguel. Sin embargo, el rebelde romano Q. Sertorio destruyó por completo la ciudad ibérica en el año 76 a.C., tras lo cual, es probable que sus habitantes bajaran al llano para fundar, ya al modo romano, la ciudad de Edeta  —así lo corrobora dicha inscripción. En tiempos de la Pax Augusta y en el marco de sus reformas provinciales la localidad recibió el título de Oppidum civium romanorum del conventus Tarraconensis, lo que significa que gozaron del ius Latii —derecho latino—, información que nos transmite Plinio el Viejo[1], así como se documenta en otros epígrafes del lugar[2]—a través de la asignación de familias a la tribu Galeria, relacionada con dichas reformas del princeps.


[1] Plinio el Viejo, Historia Naturalis III, 23: Nunc per singulos conventus reddentur insignia praeter supra dicta. Tarracone disceptant populi XLII, quorum celeberrimi civium Romanorum Dertosani, Bisgargitani; Latinorum Ausetani, Ceretani qui Iuliani cognominantur et qui Augustani, Edetani, Gerundenses, Iessonienses, Teari qui Iulienses; stipendiariorum Aquicaldenses, Aesonenses, Baeculonenses.

[2] CIL 3790: Lucio Caecilino Lucii filio Galeria; CIL 3793: …Marci filio Galeria edetano omnibus  honoribus  civitatis suae functo.

Esta entrada fue publicada en Historia Antigua, Roma y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Dedicatoria de un templo a las Ninfas en Edeta, Hispania citerior Tarraconensis

  1. Pingback: Dedicatoria de un templo a las Ninfas en Edeta, Hispania citerior Tarraconensis :: Historiador.Net ::

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s