Moneda de plata ibérica: un semi-dios o héroe divinizado ibero

Denario ibérico -turiazu-

Denario ibérico de finales del siglo II y principios del I a.C. de dudosa procedencia que representa a un héroe divinizado y caracteres de la lengua indígena. Se trata de una de las pocas referencias que nos quedan de los pueblos prerromanos antes de ser anexionados por la creciente romanitas.

Referencia  bibliográfica: ACIP 1720; SNG BM Spain 959-685.

Autoridad: desconocida.

Cronología: entre finales del s. II y principios del s. I a.C.

Centro geográfico emisor: Turiazu.

Descripción del campo del anverso: cabeza barbada con torques mirando hacia la derecha.

Leyenda anverso: una voz ibérica de ka a la izquierda, abajo s, y tu a la derecha —ka-s-tu.

Descripción  del  campo del reverso: guerrero en caballo galopando que sitúa sus cuartos traseros sobre la leyenda y mira hacia la derecha con una lanza en su mano derecha.

Leyenda reverso: la voz ibérica tu.r.i.a.s.u sobre la línea del exergo.

Exergo: no hay.

Gráfila: lineal.

Ceca o taller: Turiazu.

Tipo: denario

Soporte en: AR —argentum, plata.

Técnica de edición: acuñación.

Peso: 3.16 gr.

Tamaño o Módulo: 19 mm.

Grado de conservación: Very Fine (VF) 20, 35. Tonificada.

Observaciones: La acuñación de los llamados denarios ibéricos ha conducido a un debate en la ciencia numismática que considero necesario exponer. Es una cuestión que formula muchas dudas a los investigadores en lo relativo al verdadero sentido de las emisiones o su periodo de funcionamiento. Se había asumido en cierta medida por parte de la comunidad científica que el propósito de estas acuñaciones fue sobre todo la financiación de las Guerras Sertorianas (80 – 72 a.C.), pero es algo que ya está puesto en duda pues se sabe que la mayoría de las emisiones son anteriores a aquéllas, concretamente —como este ejemplo—, de finales del siglo II y principios del I a.C., aunque la ceca estuvo activa hasta dichas fechas. Sus emisiones con ka-s-tu en el anverso son abundantísimas pues se debió acuñar durante varias décadas, así y todo sus características y metrológicas presentan una gran diversidad.

El primer gran problema que presenta la moneda a estudio es que su ciudad de emisión, la celtibérica o lusona Turiazu, todavía no ha sido localizada arqueológicamente —tan solo existen evidencias de carácter epigráfico: las teseras de hospitalidad. Si bien se habla de la localidad zaragozana de Tarazona —la Turiaso romana, cuya ceca continuó sus emisiones en época imperial—, no hay evidencias que lo corroboren. Las fuentes también nos dejan parcas noticias, Ptolomeo nombra una Τουριασσω celtibérica, Estrabón sitúa la etnia lusona al este de la Celtiberia y Apiano describe dos guerras del siglo II a.C.[1]. Lo que es seguro es que la ciudad ocupaba una posición de privilegio en vía de penetración hacia el valle del Duero y la ciudad de Numancia, lo que sería de continuo uso para las tropas romanas a lo largo del belicoso siglo II en esta región. De esta manera se explicaría la creación de una ceca tan importante en pro de una mayor distribución.

Las leyendas grabadas en la moneda —cuya dispersión la conocemos por los tesoros y hallazgos esporádicos encontrados sobre todo en la sección norte peninsular—se encuentran en una signatura ibérica oriental y destaca la homogeneidad con que se llevó a cabo la emisión de un volumen tan elevado de monedas, en la que no existen —o resultan poco significativos—cambios perceptibles. Para los signos del anverso se han propuesto diversas interpretaciones como las iniciales de distintas ciudades en alianza o de pueblos norteños llegados siglos antes entre otras más atrevidas. Se descarta que sean marcas de valor o de emisión. La tu parece claro que se refiere al nombre de la ciudad, la s se ha propuesto como parte de un nombre compuesto de la propia ciudad —silbis—, que aparecerá como primera leyenda latina de la ceca y la ka se ha interpretado como hidrónimo. De tal manera la secuencia del nombre del río y la ciudad constituiría una explicación lógica de estos signos.

En cuanto a su tipología o imagen iconográfica, en el anverso observamos una cabeza masculina barbada —con puntos aleatorios—y de pelo rizado, presente a lo largo de la serie turiazu sin apenas variantes; mira a la derecha y presenta un torques representado con una línea de puntos en el cuello. Las interpretaciones rondan en torno a que representa la figura del héroe Hércules o le copia de otra moneda saguntina prerromana, un guerrero importante quizá divinizado o bien el dios de la guerra ibérico. Se trata de un asunto complejo en el que es difícil asumir argumentos para cualquiera de las opciones, si bien parece traslucir un fondo divino comparando con los otros tipos del taller. El jinete lancero del reverso es una evolución de uno anterior que portaba una hoz de guerra y no llevaba casco, presenta siempre el perfil derecho, aunque con el torso frontal, en la mano derecha enmanga la lanza y en la izquierda las riendas del corcel. Su interpretación tampoco ha llegado a un cauce de aceptación generalizada, se discute su origen autóctono o foráneo y su relación social real o mitológica. De cualquier manera resulta evidente que el caballo tiene una decisiva importancia aristocrático-militar y mitológica en el mundo antiguo celtibérico-romano.


[1] Ptolomeo II, 6, 57; Estrabón  III, 4, 13.; Apiano, Iber. 42 y 79.

Esta entrada fue publicada en Historia Antigua, Roma y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Moneda de plata ibérica: un semi-dios o héroe divinizado ibero

  1. Pingback: Moneda de plata ibérica: un semi-dios o héroe divinizado ibero :: Historiador.Net ::

  2. francis dijo:

    Bonita entrada, te felicito.
    También iré leyendo poco a poco las otras entradas de tu interesante blog.
    Un par de precisiones, simplemente.
    La ceca que acuñó los denarios de leyenda TuRIAZU está, muy probablemente, en Vera de Moncayo, en el yacimiento de La Oruña.
    Por otro lado, sí que hay variantes, sobre todo de anverso, de dichos denarios. No todos son Ka-S-Tu, sino que hay sólo Ka, y también Ka-Tu. Asimismo, Ka-creciente-Tu.
    También hay un cuño de busto sin torques.
    Si te apetece saber más sobre este tipo de monedas, te invito a visitar mi blog http://denariosibericos.wordpress.com/
    Un saludo, y reitero mis felicitaciones!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s