Inscripción honorífica a un ciudadano tarraconense del siglo II

Homenaje a Silo

Pinchar para expandir y acceder a su lectura

Inscripción honorífica dedicada a Lucio Fabio, ciudadano romano de Tarraco del siglo II d.C.

Inscripción latina honorífica —titulum honorarium—dedicada a Lucius Fabius, CIL II 6094 = RIT 275 = EAstorga 96.

Soporte epigráfico arquitectónico —pues estaría seguramente complementado con una figura escultórico de protagonista—de naturaleza pétrea con inscripción punzada. No dispone de elementos iconográficos.

La pieza —de época de los Antoninos circa 140 – 180 d.C.—fue encontrada en la calle Salinas en 1969 en la ciudad de Tarragona, donde se encontraba localizada la capital de la provincia romana de Hispania Citerior, Tarraco. Se conserva en el Museu Nacional Arqueològic de dicha localidad.

La inscripción es la siguiente:

P(rovincia) H(ispania) c(iterior) / L(ucio) Fabio L(uci) f(ilio) / Quir(ina) Siloni / Brigiaecino / II viro sacerdoti / Rom(ae) et Aug(ustorum) / convent(us) Asturum / adlecto in dec(urias) V / iud(icum) Rom(ae) / flamini / p(rovinciae) H(ispaniae) c(iterioris)

«La provincia Hispania Citerior (lo dedica) a Lucio Fabio Silón, hijo de Lucio, de la tribu Quirina, (ciudadano) brigiaecino, duumvir por dos veces, sacerdote de Roma y Augusto del conventus de los astures, elegido para las 5 decurias de los jueces en Roma, flamen de la provincia Hispania Citerior».

Es momento ahora de repasar los datos de mayor interés que nos proporciona este documento, desde la tribu que se menciona, hasta la ciudad y cargos del protagonista, así como su relación con el culto imperial en el conventus. Pero primero cabe decir que las inscripciones honoríficas se dedicaban a ensalzar la figura de un notable cuya carrera política o de los honores —cursus honorum—suele detallarse —como sucede en nuestro caso. El dedicante aparece en nominativo —Provincia Hispania citerior—y la persona honrada en dativo —Lucio Fabio. Como he comentado arriba, la pieza seguramente iría acompañada de una estatua o monumento levantado en su honor en un lugar público. Y es que el objeto de este tipo de inscripciones no era otro que la propaganda política.

Nuestro protagonista aparece adscrito a la tribu Quirina, un dato clave a la hora de datar la pieza pues se trata de un indicativo fundamental relativo a la municipalización Flavia de Hispania, una vez que su primer representante, el emperador Vespasiano, otorgara el ius Latii universae Hispaniae —según el texto de Plinio en su Historia Natural—; por su parte, la adscripción a la Galeria tribus reflejaría las reformas provinciales que llevara a cabo Augusto. Por lo tanto, esta información nos permitiría calificar a la ciudad de Brigaecium —anteriormente una civitas stipendiaria—, de la que es natural L. Fabio, como un municipium Flavium, lo que estaría acorde con otra inscripción encontrada también en Tarragona que de tal forma intitula a la misma[1] —observamos de esta manera la importancia del trabajo epigráfico.

Sobre dicha ciudad, se encontraba situada en la comarca de El Bierzo leonesa, originariamente se trató de un oppidum celta llamado Bergdunum. Hacia los años 25-23 a.C. fue conquistado por los romanos en el marco de las guerras cántabro-astures, quienes la convertirán en una encrucijada de calzadas hacia las ciudades de Bracara, Asturica Augusta y Lucus Augusti —lo que le acarreará no pocos beneficios del comercio que ello suponía.

En otro orden de cosas, una serie de documentos epigráficos similares al propuesto, este inclusive, enumeran sacerdotes y flamines del culto imperial en el convento asturicense. Ello abre una ventana a la investigación sobre hasta dónde llegó y con cuánta intensidad en el nuevo mundo romanizado de la Hispania norteña y noroccidental[2]. Se podría concluir que, a pesar de que tenemos un primer testimonio epigráfico de la existencia de un flamen provincial ya en la época flavia[3], al ser dicha región un territorio escasamente urbanizado debido a su tardía conquista, el culto al emperador —elemento de unificación de las nuevas ciudades y sus heterogéneos pobladores—apenas pudo consolidarse, será, no obstante, el culto a Júpiter el que en cierta medida sufrague la carencia del primero en sus aspectos político-religiosos.


[1] CIL II 4248 (p LXXVIII, 973) = ILS 6937 = RIT 333; HEp 13, 2003/2004, 682: Caio Valerio Arabino Flaviani filio Bergido Flaviensi omnibus honoribus in re publica sua functo…

[2] cf. por ejemplo P. Le Roux: “Cultos y religión en el Noroeste de la Península Ibérica en el Alto Imperio romano: nuevas perspectivas”, Veleia 26 (2009) 279.

[3] CIL II, 2637 +  A.E. 1966, n.° 187: Lucio Pompeio Luci filio Quirina… [ab] Imperatore div Vespasian flamini provinciae Hispaniae citerioris sacerdoti urbis Romae et Augusti…

 

Esta entrada fue publicada en Historia Antigua, Roma y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Inscripción honorífica a un ciudadano tarraconense del siglo II

  1. Pingback: Inscripción honorífica a un ciudadano tarraconense del siglo II :: Historiador.Net ::

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s