Áureo de Nerón en honor a Júpiter Guardián, protector de conjuras.

Áureo de Nerón

Comentario numismático de un áureo de Nerón acuñado en honor Júpiter Custos tras salvarse de una conjura preparada para asesinarle…

Referencia  bibliográfica: BMC 77; Calico 413; Coh. 120; RIC² 63.

Autoridad: imperator Nero.

Cronología: 66 – 67 d.C.

Centro geográfico emisor: Roma.

Descripción del campo del anverso: se encuentra representada la cabeza laureada del emperador Nerón, mirando hacia la derecha.

Leyenda anverso: IMP(erator) NERO CAESAR AVGUSTVUS.

Descripción  del  campo del reverso: se trata el dios Júpiter sentado hacia la izquierda representado con sus atributos habituales sujetando con la mano izquierda el largo cetro y con la derecha el rayo, lleva una túnica que deja desnudo su hombro y abdomen derechos.

Leyenda reverso: IVPPITER CVSTOS.

Exergo: no hay.

Gráfila: lineal.

Ceca o taller: Roma, primera y más importante officina monetalis que llevó una actividad ininterrumpida desde  aproximadamente el siglo III a.C. hasta la caída del Imperio Romano de occidente. Estaba situada en el Capitolio cerca del templo de Juno Moneta.

Tipo: áureo de Nerón simbolizando la salvación que le produjo el divino Júpiter Guardián de la conspiración de Cayo Calpurnio Pisón en 65 d.C.

Soporte en: AV —aurum, oro.

Técnica de edición: acuñación.

Peso: 7.32 gr.

Tamaño o Módulo: 18 mm.

Grado de conservación: Extremely Fine (XF) 20, 45. Vorzüglich.

Observaciones: la tipología del reverso del áureo es un claro ejemplo de una elección de simbología con fines propagandísticos, que siempre solía representar una razón histórica y coyuntural, de carácter parlante y acorde con la situación acontecida. Ello permite darnos cuenta de la importancia del trabajo numismático del historiador de la Antigüedad, pues encuentra una fabulosa manera de complementar con imágenes la información de las fuentes clásicas —en ocasiones, como es el caso, parca en información. El porqué de la presencia del Iuppiter Custos en el reverso del áureo no es otra que la desarticulación de la conspiración de Cayo Calpurnio Pisón.

Pero antes de exponerla hemos de situar el contexto histórico para que podamos llegar a comprender las razones políticas que llevaron al mandato de la acuñación de la moneda a comentar. Nerón Claudio César Augusto Germánico llegó al poder del Principado de Roma en el año 54 d.C. como hijo adoptivo de Claudio —fallecido por causa natural o quizás asesinado, y a quien, como era costumbre, se deificó de inmediato—y llevó a cabo un gobierno —rodeado de un círculo de colaboradores denominado Aula Neroniana—caracterizado por un cambio ideológico y cultural —destaca su especial gusto por la literatura y el arte—así como una teoría política basada en el absolutismo teocrático a modo helenístico identificándose con Apolo-Helios —según parece buscaba la divinización en vida—y construyéndose un gran palacio imitando los de los lágidas, la Domus Aurea, aprovechando el vacío dejado por el gran incendio del 64 d.C.

Con relación a dicho famoso incendio —aunque la fecha no está clara, ni tampoco sus causas últimas—, para afrontar los gastos provocados por el desastre se emprendió una reforma monetaria por la que el aureus bajó de un 1/40 a 1/45 de libra de oro, y el denario de plata en igual proporción. De esta manera la medida afectaría a la moneda protagonista y no quería dejar de comentarlo.

Con todo, la incomprensión y rechazo por las nuevas formas del emperador comenzar a correr entre determinados grupos de la alta sociedad de la Urbs. Y en abril del año 65 una conspiración fue revelada —debido seguramente al desmesurado tamaño que había tomado—al emperador cuando estaba a punto de producirse[1]. Al frente de la misma se hallaba C. Calpurnio Pisón, un popular y ostentoso aristócrata de insigne familia, que planteó —en palabras de Tácito[2]—asesinarlo en aquél odioso palacio que se había construido con el dinero de los romanos o bien en un lugar público alegando  el bien de la república. Sin embargo, una vez que la conjuración había sido descubierta, y que la guardia pretoriana le llevó su sentencia de muerte, se suicidó. Con él cayeron —aparte de multitud de senadores, caballeros y soldados, algunos de ellos pretorianos—otras conocidas personalidades como el poeta Lucano o el filósofo y preceptor del emperador Séneca —que si bien no participó en la misma, sabía de su existencia.

De este modo, el temeroso Nerón se creyó salvado de la muerte por una divinidad; el Senado agradeció a los dioses tal designación e incluso el cónsul de turno propuso elevar un templo al Divus Nero a lo que se negó el emperador. Para conmemorar esta coyuntura se decidió acuñar la moneda del áureo con Iuppiter Custos en el reverso, símbolo de la gracia de los dioses que había preservado su vida, cuanto menos tres años más.


[1] Tácito. Annales, XV, 48 y ss.

[2] Tácito. Annales, XV, 52: melius apud urbem in illa invisa et spoliis civium exstructa domo vel in publico patraturos quod pro re publica suscepissent.

Esta entrada fue publicada en Historia Antigua, Roma y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Áureo de Nerón en honor a Júpiter Guardián, protector de conjuras.

  1. Pingback: Áureo de Nerón dedicado a Júpiter Guardián, protector de conjuras :: Historiador.Net ::

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s