Los códices sixtinos

Se encontraron en la catedral de Toledo una colección de manuscritos asombrosamente conservada. Se trata de cuarenta códices de la Sacristia Sixtina que Antonio de Lorenzana, un cardenal ilustrado e inquisidor en Roma, salvó del saqueo napoleónico en Italia.

Hoja de uno de los códices. Se puede apreciar la riqueza miniada que recorre el texto.

Cuando los libros ya se difundían impresos por la imprenta por toda Europa, en la corte papal se proseguía con la minuciosa tarea de decorar a mano los manuscritos por los miniaturistas. Papas como Urbano VII o León X se decantaron por el códice miniado como símbolo de la cultura, una técnica que ya estaba de capa caida en los siglos XVI y XVII.

Hasta ahora sólo se conocia la existencia de los volúmenes que usaban los Cantores de la Capilla Pontificia, pero los Códices de Sacristia se habían dispersado. Éstos libros recogen epistolarios, evangelistarios, breviarios o los pontificiales que recogian las fórmulas para las ceremonias reservadas a los obispos o al Papa.

Eran códices de pergamino (piel de animal, normalmente oveja o cabra) que eran minuciosamente encuadernados.

Miniatura en excelente conservación.

Durante la Edad Media quien escribia sobre estos códices eran los monjes que copiaban literalmente el texto de unos libros a otros. En aquélla época ésta era la única manera de difusión de los manuscritos. Cuando el oficio se secularizó el trabajo lo realizaron los caligrafos. En estos libros se dejaban espacios para colocar las miniaturas, obras de arte que se relizaban a menor escala que las grandes obras pictóricas del cincuecento todas ellas decoradas con finas láminas de pan de oro. Algunos miniaturistas conocidos que trabajaron para los papas, fueron Apollonio de Bonfratelli o Madalena Corvino.

Con motivo del descubrimiento se ha organizado una exposición en la Biblioteca Nacional que mostrará la evolución de la miniatura en Roma de los siglos XV al XVII. Esta exposición durará hasta el 20 de Enero de 2011.

Esta entrada fue publicada en Historia Medieval, Historia Moderna y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s