Mosaico de Alejandro

Mosaico de Alejandro Magno de la Casa del Fauno en Pompeya.

En la primera entrada de nuestro blog, me dispongo a explicaros la imágen que hemos elegido para nuestra cabecera: se trata del llamado Mosaico de Alejandro,  encontrado en la Casa del Fauno de Pompeya,  donde se ha conservado un conjunto que muestra la calidad y variedad de los mosaicos helenísticos de la ciudad, en los que aparece un ciclo inconográfico diverso con temas relacionados con el teatro, la comida, lugares exóticos… siendo nuestro protagonista la obra maestra, pues es el más complejo de los conservados compuesto por más de un millón de teselas. Actualmente se conserva en el Museo Nacional de Nápoles.

La palabra mosaico proviene del latín musivum opus que deriva de los lugares consagrados a las Musas (cantoras divinas que presiden el Pensamiento en todas sus formas) denominados musaea, donde había mosaicos que adornaban las paredes. En líneas generales su técnica se define como la aplicación de guijarros o de pequeños cubos de materia dura en una base de mortero y sirve para decorar grandes superficies arquitectónicas dotándolas de impermeabilidad y robustez, principalmente sobre los suelos de las domus.

En concreto, el Mosaico de Alejandro es de una variedad llamada opus vermiculatum, de vermiculi, “gusanillos”, en la cual las teselas miden tan solo entre uno y cinco mm de lado y se solían elaborar en talleres profesionales. Fue realizado hacia el siglo II a.C. y colocado en una sala principal de recepción de una de las casas más lujosas de la ciudad sepultada por el Vesubio en el 79 d.C. Se considera una copia de una obra pictórica del siglo IV a.C. y representa una batalla entre macedonios por un lado, guiados por Alejandro Magno a la izquierda del mosaico, de perfil sobre su caballo Bucéfalo y vistiendo una armadura con la Gorgona Medusa sobre ella. Y por otro lado los persas, con Darío III a la cabeza, que ya huye de la batalla en su carro y levanta una mano en actitud, se cree, de arrojar una jabalina. Así, si lo observamos de manera general, vemos como el artista centra todo su interés en las figuras humanas más que en el paisaje.

Podría identificarse con la batalla de Issos (333 a.C.), en la cual huyó por primera vez Darío, o Gaugamela (331 a.C.), donde volvió a huir el caudillo persa y la propia nobleza fue la que acabó definitivamente con su vida. Sin embargo, también es posible que el artista exprese la esencia de los hechos victoriosos de Alejandro Magno, trascendiendo a lo ocurrido en un momento y lugar determinados.

Esta entrada fue publicada en Historia Antigua, Historia del Arte, Roma y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Mosaico de Alejandro

  1. Pingback: El estudio del antiguo Egipto: periodización e hitos históricos | Sit Tibi Terra Levis

  2. Pingback: Visita a POMPEYA | Sit Tibi Terra Levis

  3. Pingback: Visita al Museo del Prado: Hermitage (I) | Sit Tibi Terra Levis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s