Moneda que refleja el inicio de la mayor crisis del Imperio Romano

Moneda 238 a.C.Décimo Caelio Calvino Balbino, protagonista en el anverso de la moneda, fue emperador en el año 238 d.C. durante tres meses junto a Marco Clodio Pupieno en el denominado Año de los Seis Emperadores, lo que por sí solo define el duro momento que la Urbs estaba viviendo, en el reverso observamos como ambos sellan fidelidad mutua mediante un estrechamiento de manos, nada que se acercase a la realidad…

Referencia  bibliográfica: BMC 71; RIC 11.

Autoridad: imperator Balbinus.

Cronología: 238 d.C.

Centro geográfico emisor: Roma.

Descripción del campo del anverso: se encuentra representada la cabeza del emperador Balbino con corona radiada, mirando hacia la derecha, y lleva puesto una capa militar o paludamentum.

Leyenda anverso: IMP(erator) CAES(ar) D(ecimus) CAEL(ius) BALBINVUS AVGG(ustus).

Descripción  del  campo del reverso: se trata de la representación de dos manos entrelazadas

Leyenda reverso: FIDES MVTVA AVGG(ustorum).

Exergo: no hay.

Gráfila: de puntos.

Ceca o taller: Roma, tras el incendio del Capitolio del año 80 d.C. la officina monetalis se trasladó posiblemente a la Regio Tertia, cerca del anfiteatro Flavio, bajo la actual iglesia de San Clemente.

Tipo: antoniniano del emperador Balbino cuyas manos entrelazadas simbolizan la estrecha unión que había entre los dos Augustos —Pupieno y Balbino.

Soporte en: AR —argentum, plata.

Técnica de edición: acuñación.

Peso: 5.48 gr.

Tamaño o Módulo: 24 mm.

Grado de conservación: Mint State (MS) 66, 70. Fleur de coin. Metal brillante ligeramente entonado, excepcionalmente detallado.

Observaciones: Décimo Caelio Calvino Balbino fue emperador en el año 238 d.C. durante tres meses junto a Marco Clodio Pupieno en el denominado Año de los Seis Emperadores, lo que por sí solo define el duro momento que la Urbs estaba viviendo, cuyo marco político me dispongo a exponer a continuación.

Desde la muerte del último emperador de la Dinastía Severa, en el año 235, hasta el inicio del Bajo Imperio, iniciado por Diocleciano en 285, transcurren cincuenta años de turbulencias y dificultades que se ha dado en conocer como la crisis del siglo III. Se multiplican las usurpaciones —se suceden más de veinte emperadores oficiales—y desordenes internos así como las amenazas y ruptura de las fronteras. Se puede definir como una fase intermedia de transformaciones que marca la transición entre el Principado y el Dominado.

Se trata de un periodo de gran dificultad de estudio para el historiador debido a las escasas y vagas fuentes disponibles, tanto literarias —autores tardíos del siglo IV y V—como epigráficas, de ahí la importancia que adquiere en este caso la numismática para aportar información de primera mano de los acontecimientos del mismo. Por ejemplo contamos con algunos reversos cuyos mensajes contienen una propaganda que busca contradecir el devenir de los tiempos con leyendas como FELICITAS TEMPORVUM o CONCORDIA EXERCITVM.

En nuestro caso, el reverso nos muestra unas manos entrelazándose que representan la fidelidad —fides— y la fuerza en el gobierno conjunto de ambos emperadores, que fueron designados por el Senado en el Templo de Júpiter una vez conocieron la derrota de los dos Gordianos en África, tras la que encontraron la muerte. Estos habían sido proclamados emperadores después de desatarse una revuelta contra primero de los seis que se sucedieron en el año 238, Maximiano Thrax (235 – 238). Maximiano trató de marchar contra Roma sin éxito siendo asesinado por sus propios soldados, que se rindieron a Pupieno, enviado desde Roma para enfrentarse con aquél. Sin embargo, cuando regresó a la ciudad, donde había permanecido su colega Balbino, la encontró sumida en un caos que éste no había sido incapaz de controlar. La relación entre ambos no era cordial, pues se temían mutuamente y desconfiaban de sus acciones. Finalmente la guardia pretoriana intervino durante una de sus múltiples discusiones y acabó con sus vidas, el mismo día Gordiano III —hijo de la hermana de Gordiano II—, de trece años de edad, fue elegido emperador (238 – 244) y el Senado deificó a su tío y a su abuelo.

Por último, el contexto económico-monetal de la crisis tiene un carácter específico que creo conveniente referenciar pues toca de lleno a nuestra moneda. En el año 215 el emperador Caracalla llevó a cabo una reforma profunda del sistema monetario con la introducción de una nueva moneda de plata, que llamó antoniniano, para intentar combatir la inflación al no ser su valor real equivalente a su equiparación, no obstante, no hizo sino aumentar —pues en ello intervenían a su vez otros elementos como la escasez de mano de obra y la de productos de consumo. Y es que los males de las monedas fueron en aumento, el antoniniano, con un peso de unos 5.11 gramos y un contenido de plata del 50%, fue perdiendo progresivamente peso y contenido de metal hasta alcanzar los 3 gramos y 5% de plata —llegando incluso al 1%, lo que se debió a las menguadas reservas del metal y la necesidad de poner en circulación un mayor volumen de moneda.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Historia Antigua, Roma y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Moneda que refleja el inicio de la mayor crisis del Imperio Romano

  1. Pingback: Moneda que refleja el inicio de la mayor crisis del Imperio Romano :: Historiador.Net ::

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s