Los primeros habitantes del mundo

Cicerón definió a Herodoto de Halicarnasso (484-425 a.C.) como Pater Historiae por sus primeros estudios sobre, como el propio autor lo define en su proemio, “los hechos públicos de los hombres” para que no “llegue a desvanecerse con el tiempo la memoria” de los mismos. De esta manera nació el término historia cuyo significado del griego es el de “investigación”, y es que Herodoto se caracterizó por sus múltiples viajes por el mundo del Mediterráneo oriental del siglo V a.C. de los que fue recogiendo información que nos ofreció en sus nueve célebres libros, que describen “sucesos varios e interesantes”, alguno tan curioso como el que expongo a continuación…

Se encuentra en las primeras líneas del libro segundo, dedicado a la musa Euterpe a quien la tradición le atribuye la función de la flauta, y que habla monográficamente sobre Egipto. El país del Nilo estaba gobernado cuando lo visitó por la dinastía XXVII (525-404 a.C.), que significó el primer dominio persa, sin embargo, la anécdota que nos presenta se dio con el primer faraón de la dinastía que la precedió, la XXVI (664-525 A.c.) o Saíta (de la ciudad de Sais, en el centro del Delta), concretamente con su primer faraón Psamético (664-610)…

Los egipcios vivían en la presunción de haber sido los primeros habitantes del mundo, hasta el reinado de Psamético. Desde entonces, cediendo este honor a los frigios, se quedaron ellos en su concepto con el de segundos. Porque queriendo aquel rey averiguar cuál de las naciones había sido realmente la más antigua, y no hallando medio ni camino para la investigación de tal secreto, echó mano finalmente de original invención. Tomó dos niños recién nacidos de padres humildes y vulgares, y los entregó a un pastor para que allá entre sus apriscos los fuese criando de un modo desusado, mandándole que los pusiera en una solitaria cabaña, sin que nadie delante de ellos pronunciara palabra alguna, y que a las horas convenientes les llevase unas cabras con cuya leche se alimentaran y nutrieran, dejándolos en lo demás a su cuidado y discrección. Estas órdenes y precauciones las encaminaba Psamético al objeto de poder notar y observar la primera palabra en que los dos niños al cabo prorrumpiesen, al cesar en su llanto e inarticulados gemidos. En efecto correspondió al éxito a lo que esperaba. Transcurridos ya dos años de expectación de que se declarase la experiencia, un día al abrir la puerta, apenas el pastor había entrado en la choza, se dejaron caer sobre él los dos niños, y alargándole sus manos, pronunciaron la palabra ‘becos’. Poco o ningún caso hizo por la primera vez el pastor de aquel vocablo; mas observando que repetidas veces, al irlos a ver y cuidar, otra voz que ‘becos’ no se les oía, resolvió dar aviso de lo que pasaba a su amo y señor, por cuya orden, juntamente con los niños, pareció a su presencia. El mismo Psamético, que aquella palabra les oyó, quiso indagar a qué idioma perteneciera y cuál fuese su significado, y halló por fin que con este vocablo se designaba el pan entre los frigios. En fuerza de tal experiencia cedieron los egipcios de su pretensión de anteponerse a los frigios en punto de antigüedad.

Herodoto, “Los nueve libros de la historia” (II, 2)

Nuestro autor utilizó como fuente para sus narraciones de Egipto a los sacerdotes de los templos, que son los que guardaban los archivos con los papiros que contaban su fastuoso pasado. En este caso, nos comenta, fue en la ciudad de Menfis donde escuchó directamente por boca de los sacerdotes de Hefesto esta historia; añade además, que entre los griegos se decía, entre otras cosas, que el faraón mandó que la educación de los niños corriera a cargos de ciertas mujeres a las que se cercenó la lengua. Por otro lado, cabe decir que los frigios son los habitantes de la zona central de la península de Anatolia y su rey más famoso fue Midas (740-696 a.C.), durante cuyo reinado el reino alcanzó su máximo esplendor, Herodoto también habla sobre el mismo, pero dejaremos el tema para una nueva ocasión.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Egipto, Grecia, Historia Antigua y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Los primeros habitantes del mundo

  1. Pingback: Los primeros habitantes del mundo :: Historiador.Net ::

  2. deilianny dijo:

    es bueno para la mente entudiar

  3. deilianny dijo:

    y escribir para saber mas estoy en segundo de basicay tengo 8 años

  4. emma dijo:

    me gusto estubo bueno

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s