El proceso de hominización (II): Homo Habilis

Cráneo de Homo habilis

En esta segunda entrada sobre el proceso de hominización, tras hablar sobre los Australopithecus y el origen de los primates, avanzamos en la evolución humana hasta el Homo habilis, con el que se inicia el género Homo y surge a su vez la problemática de cuándo considerar homínido a un primate, es decir, hemos de proponer una definición de lo que consideramos un ser humano.

El género Homo: en primer lugar hay que decir que existe cierta confusión al hablar de los primeros estadios de la evolución de nuestro género, pero sí es cierto que hay toda una serie de características físicas que se encuentran específicamente en el mismo como la forma de locomoción bípeda (ya dada en los australopitecinos), morfología dental (menor tamaño de la mandíbula), características de la cara y el cráneo, etc. Pero una destaca sobre las demás y esta es la mayor capacidad craneana que presenta, lo que implica más inteligencia y presumiblemente lo que le llevaría a la fabricación de los primeros útiles o herramientas, todo ello le ayudará a sobrevivir a los mecanismos de la selección natural.

 

Recreación de Homo habilis (MEH)

El Homo habilis: antes de la desaparición de los australopitécinos, hace aproximadamente 2,4 m.a., surge en Etiopía (región de Hadar) este nuevo homínido, quizá procedente del Australopithecus afarensis, cuyas características físicas son una menor pronunciación del torus supraorbitario y menos prognatismo, mayor capacidad craneana (500-775 cm3), frente más convexa y alta… Tenían un aspecto similar a los Australopithecus, parece ser que algo más pequeños, y al igual que ellos también habitaban espacios más abiertos, no estaban ligados al medio forestal. Los arqueólogos han diferenciado dos tipos diferentes de hábitat entre ellos: yacimientos de despiece y estaciones de habitación (cabañas primitivas con ramas o paravientes de piedras). En cuanto a su alimentación, aunque conocían el empleo de algunos artefactos para cazar o despedazar, la carne, procedente de la carroña en su mayoría, era básicamente un complemento a su dieta vegetariana (tubérculos, bayas, raíces…).

Su nombre significa hombre habilidoso, ya que es a esta especie a quien los investigadores atribuyen la invención de los útiles. Se trata de un hito muy importante en el proceso de hominización, claro identificador de la presencia humana, su elaboración es  la primera actividad socio-cultural ya que era transmitido entre el grupo de manera generacional, transformaban la materia prima (basalto, cuarcita, sílex…) desde un modelo  que previamente habían modelado en su mente, para posteriormente utilizarla.

Así, su cultura la abarca el término de Paleolítico Inferior (del griego palaios, antiguo, y lithos, piedra) y su primer nivel es denominado Olduvayense o Pebble Culture (cultura del canto rodado); si bien es cierto que existen dudas sobre si realmente fue el H. habilis o el A. afarensis el primero en elaborar herramientas, parece que la mayor capacidad craneana del primero les da más opciones. No existía un proceso de selección del material, cojían el canto rodado que tenían más accesible y tallaban las herramientas, estas eran:

  • Choppers: canto rodado tallado unidireccionalmente.

  • Chopping tools: canto rodado tallado bidireccionalmente.

  • Poliedros, lascas sin retoque, protobifaces…

El Homo habilis se extinguió hace aproximadamente 1,8 m.a. dando lugar a la aparición del Homo ergaster,  parece que coexistieron durante varios cientos de miles de años en el África Oriental. Estos fueron los verdaderos pioneros de la cultura humana al dar el paso de salir del continente africano para colonizar el Viejo Mundo.

 

 

 

About these ads
Esta entrada fue publicada en Prehistoria y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El proceso de hominización (II): Homo Habilis

  1. Pingback: El proceso de hominización (I): Australopithecus | Sit Tibi Terra Levis

  2. daniela carreño dijo:

    buena porfin encuento algo ta buena la info

  3. Pingback: El proceso de hominización (III): Homo erectus/ergaster | Sit Tibi Terra Levis

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s